Cómo conseguir un vientre plano y marcar abdominales

Cómo conseguir un vientre plano y marcar abdominales

Uno de los principales objetivos que nos marcamos a la hora de realizar deporte es querer tener una tripa más plana y bien marcada, pero no siempre lo conseguimos por más que realicemos cientos y cientos de abdominales. Obtener un abdomen plano no es trabajo fácil, sin embargo, hay muchas rutinas, ejercicios y dietas que nos ayudan a conseguir nuestros objetivos.

Para lograr unos abdominales marcados se necesita un buen plan de entrenamiento, diseñado y guiado por especialistas en la materia y, junto a la constancia y el esfuerzo, son las claves. Hoy, te compartimos los tips necesarios que debes de tener en cuenta para cumplir con tu objetivo, gracias a las recomendaciones y pautas saludables de Álex García, director de nuestro gimnasio boutique y Charles Orrico, nutricionista y asesor de Fit Club Madrid.

  • Entrena a diario y quema grasa. Una de las principales razones por las que no logramos ver los abdominales es porque en la zona tenemos grasa acumulada. De esta manera, nuestros abdominales se esconden y no los tenemos marcados. Para ello, incluye dentro de tu entreno diario una rutina de ejercicios cardiovasculares, siempre según tu condición física (cada una es diferente).
  • Haz ejercicios de abdominales variados. Intenta no centrarte en realizar los típicos ‘crunch’. Éstos son los más básicos, pero no los únicos que se pueden realizar (ni los más efectivos). Si queremos un vientre terso, es primordial trabajar ciertos grupos musculares que van más allá de los abdominales. Para lograr un buen resultado, realiza diferentes tipos de planchas, elevaciones de piernas, bicicleta… Además, puedes incorporar materiales como las pelotas o peso para que sean más intensos tus ejercicios.
  • Una vez que tengamos nuestra rutina de abdominales, es importantes las repeticiones que hagamos. Nuestra recomendación es realizar entre 15 – 20 repeticiones por serie.
  • Descansa entre días. El descanso es una parte muy importante para el desarrollo muscular. Por ello, mantener una buena planificación de los entrenos es lo idóneo. Es un error trabajar el abdomen todos los días de la semana, ya que, saturarlos, les provoca cansancio crónico. Lo ideal es trabajarlos entre 3 y 4 días a la semana.
  • Ejecuta los ejercicios con la mayor conciencia posible de forma que mantengas toda la concentración en el propio ejercicio. Si los realizas con la supervisión de un profesional que te indique desde un principio la ejecución correcta ayudará mucho en la adecuada evolución.
  • Añade los abdominales a todo sistema de entrenamiento y entrena tu cuerpo a nivel global. Es muy importante mantener un core fuerte para realizar cualquier ejercicio.
  • Bebe mucha agua. El agua te mantiene hidratado, ya que, durante el ejercicio, el agua absorbe el calor de tus músculos y lo elimina a través del sudor, manteniendo la temperatura corporal. Además, lubrica las articulaciones y protege los órganos y los tejidos.
  • Es necesario llevar a cabo una dieta personalizada enfocada a este objetivo. Si tu porcentaje graso actual es bajo, es muy probable que empieces a notar buenos resultados muy rápido. No obstante, si tu condición física no es la óptima, no importa si haces 100 o 1000 repeticiones de abdominales ya que tu porcentaje graso no te permitirá ver los resultados deseados.
  • Procura que tu comida previa al entrenamiento sea ligera porque ayudará a sentirte menos pesado e inflamado durante el mismo, permitiendo así poder dar el máximo de ti en cada sesión.

Sigue estas fáciles pautas, se constante y cumple tu objetivo de poder lucir una tripa plana y unos abdominales marcados de forma saludable.

 

Sin cometarios

Publica un comentario